No es necesario ser un experto en neuroeducación ni psicopedagogía para saber que nuestro alumnado está mucho más motivado con el aprendizaje cuando empleamos elementos lúdicos en nuestras clases. La «gamificación»  consiste en utilizar juegos de mesa . Esto trabaja retos, premios, insignias, trabajo en equipo , empatía…, que nos ayudarán en el aprendizaje y en el desarrollo de la habilidades sociales mientras mantenemos el interés a través de la diversión.

Ejemplo de ello es este interesante juego  El Castillo del Terror idóneo para trabajar en el aula o en casa, porque favorece aspectos tales como la atención, la espera activa, la visopercepción y la socialización.
Galardonado como mejor juego familiar de 2018 en la BGC.

Os dejamos por aquí enlace a un cuadernillo de actividades tipo para ser usadas en el aula o en casa, donde podemos trabajar aspectos lingüísticos, matemáticos, narrativos, sociales y plásticos de una manera divertida.